5 Consejos para comenzar a invertir en bolsa

Existen muchísimas opciones a la hora de poner a trabajar nuestros ahorros. Desde criptomonedas hasta acciones o metales preciosos, son miles las opciones que existen en el mercado financiero para generar ingresos extra a partir de nuestro capital. Una de las más populares y tradicionales es la de invertir en la bolsa de valores.

En la bolsa confluyen empresas de casi todos los sectores que ofrecen sus acciones para así conseguir capital de financiación para sus operaciones. Estas acciones, tienen su propio valor asociado al crecimiento (o caída) de la empresa en sí. De ahí, la posibilidad de ganar dinero con esas fluctuaciones en el precio.

Y, a pesar de lo que se cree normalmente, invertir en bolsa no es algo que sea cosa exclusivamente de grandes inversores o agentes con preparación técnica específica en la materia. Incluso si eres un pequeño ahorrista que tiene un poco de dinero de sobra, puedes comenzar a invertir en acciones sin conocimiento técnico previo. Por supuesto que requiere tener algunos conceptos claros para reducir los riesgos, pero comenzar en este mundo es algo completamente posible.

Es por eso, que en este artículo queremos compartir algunos consejos que, estamos convencidos, te ayudarán a dar el primer paso para comenzar a invertir en bolsa.

Utiliza solo dinero con el que no cuentas

El dinero es la esencia de este negocio. Eso está claro. Generar dinero a partir del dinero requiere correr un riesgo de perder una parte (sino todo) lo que invertimos. Es exactamente por esta razón que es recomendable que los principiantes, comiencen en este mundo con dinero que no necesite para su día a día. 

Ya sea algún ahorro, una herencia o un ingreso extra con el que no habías contado, comienza a invertir con dinero que estés dispuesto a perder. Obviamente los principiantes e inexpertos, suelen tener pérdidas en sus primeras inversiones por no conocer todas las herramientas o no poder hacer evaluaciones correctas de las opciones del mercado.

Piensa en este dinero como en una inversión, pero no para ganar dinero, sino para ganar en conocimiento y experiencia.

Define tus objetivos 

Antes de comenzar a invertir en bolsa, debes preguntarte: ¿Para qué estoy invirtiendo? Las respuestas a esta pregunta pueden ser muy variadas. Ya sea para conseguir un ingreso extra, para hacer trabajar tus ahorros, para crear un fondo para la universidad de tus hijos o lo que sea. Pero debes tener en claro para qué estás comenzando.

¿Para qué debo definir los objetivos? Básicamente porque la estrategia de inversión estará determinada precisamente por aquellos objetivos que te plantees. Es muy importante que tengas muy claro qué pretendes obtener de esta actividad.

Crea un plan de inversión

Una vez que tengas claro qué es lo que buscas al comenzar a invertir en bolsa, es hora de que diseñes un plan que te ayude a conseguir aquello que te planteaste como objetivo.

Según cual sea ese objetivo, debes considerar diferentes estrategias de inversión que te acerquen a él. Existen inversiones que están orientadas al corto o lago plazo, a mayor o menor riesgo, etc. 

Fórmate e investiga 

Existen múltiples variables, opciones y herramientas a la hora de invertir en bolsa, es por eso que antes de arriesgar tu dinero, debes destinar tiempo a familiarizarte con este mundo. Y antes de que desesperes ¡tranquilo! No es tan difícil como puede parecer. Solo necesitas tiempo y constancia.

Una vez que tengas una formación más adecuada, vas a poder evaluar con más profesionalismo cada opción que se te presente y, de esta forma, hacer valer realmente tu dinero.

Las formas de ampliar tu conocimiento en cuanto a inversiones son enormes. Existen libros, canales de YouTube, sitios web, publicaciones, Webinars, cursos online y offline, y un larguísimo etcétera. 

No te centres sólo en una acción

La diversificación es la clave del éxito si hablamos de invertir en bolsa. No pongas todo tu capital en sólo una acción, por más segura que creas que sea. Debes dividir tus activos en una cartera que resulte heterogénea en cuanto al tamaño y sector de las empresas.

Con esto estarás reduciendo la influencia de las fluctuaciones del mercado en el éxito de tu inversión. Mientras más diversificada sea una cartera, mayores posibilidades de no tener grandes pérdidas en momentos de crisis.

Deja un comentario