Definición de inteligencia artificial (IA).

¿Qué es la inteligencia artificial (IA)?

La inteligencia artificial (IA) se refiere a la simulación de la inteligencia humana en máquinas que están programadas para pensar como humanos e imitar sus acciones. El término también se puede aplicar a cualquier máquina que exhiba rasgos relacionados con la mente humana, como el aprendizaje y la resolución de problemas.

Una característica ideal de la inteligencia artificial es su capacidad para racionalizar y tomar acciones que tengan la mejor oportunidad de lograr un objetivo específico. Un subconjunto de la inteligencia artificial es el aprendizaje automático, que se refiere al concepto de que los programas de computadora pueden aprender y adaptarse automáticamente a nuevos datos sin ayuda humana. Las técnicas de aprendizaje profundo permiten este aprendizaje automático a través de la absorción de grandes cantidades de datos no estructurados, como texto, imágenes o video.

Conclusiones clave

  • La inteligencia artificial se refiere a la simulación de la inteligencia humana en máquinas.
  • Los objetivos de la inteligencia artificial incluyen el aprendizaje, el razonamiento y la percepción.
  • La IA se utiliza en una variedad de campos, incluidas las finanzas y la atención médica.
  • Una IA débil suele ser simple y está orientada a tareas, mientras que una IA fuerte realiza tareas que son más complejas y parecidas a las humanas.

Entendiendo la Inteligencia Artificial (IA)

Cuando la mayoría de la gente escucha el término inteligencia artificial, lo primero que suele pensar es en robots. Esto se debe a que las películas y novelas de gran presupuesto tejen historias sobre máquinas humanoides que causan estragos en la Tierra. Pero nada podría estar más lejos de la verdad.

La inteligencia artificial se basa en el principio de que la inteligencia humana se puede definir de tal manera que una máquina pueda imitarla fácilmente y realizar tareas que van desde las más simples hasta las más complejas. Los propósitos de la inteligencia artificial incluyen la simulación de la actividad cognitiva humana. Los investigadores y desarrolladores en este campo están logrando avances sorprendentemente rápidos en la simulación de actividades como el aprendizaje, el razonamiento y la percepción, hasta el punto de que pueden identificarse específicamente. Algunos creen que los innovadores pronto podrán desarrollar sistemas que excedan la capacidad de las personas para estudiar o razonar sobre cualquier tema. Pero otros se mantienen escépticos porque toda actividad cognitiva está repleta de juicios de valor que están sujetos a la experiencia humana.

A medida que avanza la tecnología, los puntos de referencia anteriores que definían la inteligencia artificial quedarán obsoletos. Por ejemplo, las máquinas que calculan funciones básicas o reconocen texto mediante el reconocimiento óptico de caracteres ya no se consideran la encarnación de la inteligencia artificial, ya que esta función ahora se da por sentada.

La IA está en constante evolución para beneficiar a muchas industrias diferentes. Las máquinas se conectan utilizando un enfoque interdisciplinario basado en matemáticas, informática, lingüística, psicología y otros.

Los algoritmos a menudo juegan un papel muy importante en la estructura de la inteligencia artificial, donde los algoritmos simples se usan en aplicaciones simples y los más complejos ayudan a crear una inteligencia artificial sólida.

Aplicaciones de inteligencia artificial

Las aplicaciones de la inteligencia artificial son infinitas. La tecnología se puede aplicar en una variedad de industrias e industrias. La IA se prueba y utiliza en la industria de la salud para la dosificación de medicamentos y diversos tratamientos de pacientes, así como para procedimientos quirúrgicos en el quirófano.

Otros ejemplos de máquinas con inteligencia artificial incluyen computadoras de ajedrez y automóviles. Cada una de estas máquinas debe sopesar las consecuencias de cualquier acción que realice, ya que cada acción afectará el resultado final. En ajedrez, el resultado final es la victoria en el partido. En el caso de los coches autónomos, el sistema informático debe tener en cuenta todos los datos externos y calcularlos para actuar de forma que se eviten las colisiones.

La inteligencia artificial también se usa en la industria financiera, donde se usa para detectar y reportar actividades en el sector bancario y financiero, como el uso inusual de tarjetas de débito y grandes depósitos en cuentas, todo lo cual ayuda al departamento de fraude del banco. Las aplicaciones de IA también se utilizan para ayudar a agilizar y facilitar el comercio. Esto se hace facilitando la evaluación de la oferta, la demanda y los precios de los valores.

Categorización de la inteligencia artificial

La inteligencia artificial se puede dividir en dos categorías diferentes: débil y fuerte. La inteligencia artificial débil encarna un sistema diseñado para realizar un trabajo específico. Los sistemas de inteligencia artificial débiles incluyen videojuegos como el ejemplo de ajedrez de arriba y asistentes personales como Alexa de Amazon y Siri de Apple. Le haces una pregunta al asistente, él te responde.

Los sistemas fuertes de inteligencia artificial son sistemas que realizan tareas que se consideran similares a las de los humanos. Suelen ser sistemas más complejos y complicados. Están programados para manejar situaciones en las que pueden necesitar resolver un problema sin intervención humana. Dichos sistemas se pueden encontrar en aplicaciones como automóviles o en las salas de operaciones de los hospitales.

Consideraciones Especiales

Desde sus inicios, la inteligencia artificial ha sido objeto de un minucioso escrutinio tanto por parte de los científicos como del público. Un tema común es la idea de que las máquinas se volverán tan avanzadas que las personas no podrán mantenerse al día y despegarán por sí mismas, procesándose a un ritmo exponencial.

Otra es que las máquinas pueden piratear la privacidad de las personas e incluso usar armas. Otros argumentos discuten la ética de la inteligencia artificial y si tratar los mismos sistemas inteligentes que los robots, los mismos derechos que los humanos.

La conducción autónoma de automóviles ha sido bastante controvertida ya que sus automóviles generalmente están diseñados con el menor riesgo posible y la menor cantidad de víctimas. Si se presentara un escenario de colisión con una persona al mismo tiempo, estos autos calcularían la opción que causaría el menor daño.

Otro tema controvertido que muchas personas tienen sobre la inteligencia artificial es cómo puede afectar el trabajo de una persona. En muchas industrias que buscan automatizar ciertos trabajos mediante el uso de máquinas inteligentes, existe el temor de que las personas sean expulsadas de la fuerza laboral. Los automóviles autónomos pueden eliminar la necesidad de taxis y programas de automóviles compartidos, mientras que los fabricantes pueden reemplazar fácilmente el trabajo humano con máquinas, lo que hace que las habilidades de las personas sean más obsoletas.

Deja un comentario