Definición del límite cero

¿Qué es el enlace cero?

La vinculación cero es un instrumento de política monetaria expansiva cuando el banco central reduce las tasas de interés a corto plazo a cero cuando es necesario para estimular la economía. El banco central, que se ve obligado a aplicar tal política, también debe utilizar otros métodos de estímulo, a menudo no convencionales, para reactivar la economía.

Conclusiones clave

  • La vinculación cero es un instrumento de política monetaria expansiva cuando el banco central reduce las tasas de interés a corto plazo a cero cuando es necesario para estimular la economía.
  • Los bancos centrales manipularán las tasas de interés para estimular el estancamiento económico o detener el sobrecalentamiento.
  • La Gran Recesión ha obligado a algunos bancos centrales internacionales a empujar el umbral cero por debajo del nivel numérico e introducir tasas negativas para estimular el crecimiento y el gasto.

Comprender el límite cero

El límite cero se refiere al nivel más bajo al que pueden caer las tasas de interés, y la lógica sugiere que este nivel será cero. La flecha principal en la peculiaridad de la política monetaria del banco central son las tasas de interés. El banco manipulará las tasas de interés para estimular el estancamiento económico o detener el sobrecalentamiento. Obviamente, existen limitaciones, especialmente en la parte inferior del rango.

El límite cero es el límite inferior al que se pueden reducir las tasas, pero no más. Si se alcanza este nivel y la economía sigue sin funcionar, el banco central ya no puede estimular con las tasas de interés. Los economistas utilizan el término trampa de liquidez para describir este escenario.

Ante una trampa de liquidez, a menudo se hacen necesarios procedimientos de incentivos monetarios alternativos. En general, se creía que las tasas de interés no podían moverse a territorio negativo, es decir, una vez que las tasas de interés alcanzan cero o se acercan a cero, como 0,01%, la política monetaria debe cambiarse para continuar estabilizando o estimulando la economía.

La herramienta de política monetaria alternativa más conocida es quizás la expansión cuantitativa (QE). Aquí, el banco central participa en un programa de compra de activos a gran escala, que a menudo involucra bonos del Tesoro y otros bonos del gobierno. Esto no solo mantendrá bajas las tasas a corto plazo, sino que también impulsará las tasas a largo plazo, lo que estimulará aún más los préstamos.

Apuestas negativas

Después de la Gran Recesión de 2008 y 2009, algunos bancos centrales movieron el umbral cero por debajo del nivel numérico e introdujeron tasas negativas. A medida que la economía global cayó abruptamente, los bancos centrales redujeron las tasas para estimular el crecimiento y el gasto. Sin embargo, como la recuperación siguió siendo lenta, los bancos centrales comenzaron a entrar en el territorio inexplorado de las tasas negativas.

El primer país en ingresar al territorio fue Suecia, cuando en 2009 el Riksbank rebajó la tasa repo al 0,25%, lo que empujó la tasa de depósito al -0,25%. Desde entonces, el Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Japón (BOJ) y varios otros han seguido su ejemplo en un momento u otro.

Hay casos en que las apuestas negativas se realizaron en el tiempo habitual. Suiza es uno de esos ejemplos; durante la mayor parte de 2010 su tasa de interés objetivo fue de -0,75%, que se incrementó a -0,50% en 2021. Japón también ha adoptado una política de tasa de interés negativa (NIRP) con una tasa objetivo de -0,1%.

Un ejemplo de tipos de interés cero y negativos en Suiza

El Banco Nacional de Suiza (SNB) apoya una política de tipos de interés negativos. Aunque hay otros ejemplos de tasas de interés negativas, el ejemplo de Suiza es único en el sentido de que el país elige tasas muy bajas (y negativas) para evitar un aumento demasiado significativo de su moneda.

En el ejemplo de Suiza, las tasas de interés negativas se aplican solo a los saldos en francos suizos que superan un cierto umbral.

Suiza es vista como un refugio seguro con bajos riesgos políticos e inflacionarios. Otros ejemplos de políticas de tasas de interés negativas y cero a menudo surgen debido a shocks económicos que requieren tasas de interés más bajas para estimular la economía. La situación en Suiza no corresponde a tal escenario.

SNB argumenta que debe mantener las tasas bajas para evitar que tenga un valor de moneda relativamente alto aún más alto. El crecimiento de la moneda está perjudicando a la industria exportadora suiza. Por lo tanto, el SNB ha adoptado un enfoque bilateral para el control de divisas. El banco ha participado activamente en intervenciones en el mercado de divisas para ayudar a limitar la fortaleza del franco suizo y mantiene tasas de interés bajas o negativas para frenar las fuertes compras especulativas de francos.

En esta situación, SNB eventualmente adoptará una estrategia de límite cero para volver al 0% y más. Sin embargo, esto no sucederá hasta que el banco central sienta que puede subir las tasas sin provocar un crecimiento excesivo de la moneda.

Deja un comentario