Aprende qué son los futuros y como invertir en ellos

La bolsa de valores ofrece muy variadas opciones de inversión. Además de las clásicas acciones, existen distintos instrumentos financieros que permiten a los inversores ganar dinero. Cada uno tiene distintas características, lo que les confiere ventajas y desventajas que se adecúan a cada perfil de inversión.

Uno de los menos conocidos por aquellos que recién están comenzando a invertir en bolsa, son los futuros. Este instrumento tiene una mecánica completamente distinta al resto de los activos que se comercializan en el mercado. Pero, entendiendo bien cómo funciona, puede abrir la puerta a un nuevo abanico de opciones de inversión que puede aportar, no solo un buen beneficio en el largo plazo, sino una muy buena manera de diversificar una cartera.

¿Qué son los Futuros?

Los Contratos de Futuro, conocidos más comúnmente como Futuros, son básicamente acuerdos para la compra o venta de un determinado activo, en un momento del futuro. En otras palabras, las partes acuerdan las condiciones (y el precio) de un activo, pero para que la operación se ejecute en un plazo predeterminado de tiempo.

Un ejemplo claro de operación con futuros

Supongamos que un agricultor produce soja en sus campos que luego vende a procesadoras que lo utilizan para fabricar alimentos más elaborados. Sin embargo, existen muchísimos factores que pueden influir en el precio de la cosecha en largo plazo, como las variaciones en el mercado internacional o la oferta de otros productores.

Entonces, nuestro agricultor puede acordar con su cliente (la procesadora) un volumen y un precio determinado que va a cobrar por la soja más adelante en el tiempo. Esto tiene beneficios para ambas partes, ya que ambos se aseguran un precio que no variará a pesar de lo que pueda pasar en el mercado durante el plazo establecido. Eso les permite una certeza que representa un gran beneficio para ambas partes.

¿De qué activos se pueden comerciar con futuros?

Los contratos de Futuro pueden ser negociados con activos subyacentes muy diversos. Los más comunes son:

  • Acciones
  • Materias primas
  • Divisas
  • Índices
  • Bonos

¿Qué tipos de operaciones con futuros existen?

Existen diversas formas de negociar con futuros, sin embargo, los más comunes son:

  1. Operaciones de cobertura: Consisten en la compra o venta de un futuro que ya tengamos en nuestra posesión, con el objetivo de cubrirnos o resguardarnos de las fluctuaciones del mercado en un plazo de tiempo.
  2. Operaciones especulativas: en estas operaciones se buscan obtener beneficios a partir de una plusvalía a corto plazo, sin importar el activo subyacente. Dicho de otra manera, estaremos invirtiendo esperando que el mercado se comporte de tal o cual manera, y actuando en consecuencia.
  3. Operaciones de arbitraje: el arbitraje consiste en negociar un activo en un determinado mercado, para revenderlo en otro mercado en donde su cotización sea más elevada.

Conclusiones sobre la operación con futuros

Los contratos de futuros son instrumentos que tienen una complejidad que no debe ser subestimada. Tal vez no sean derivados muy recomendados para principiantes ya que operar con ellos requiere conocimientos y capacidad de análisis que se obtienen con la experiencia.

Además, los futuros suelen ser operados con apalancamiento. Lo que implica que, tanto las ganancias como las pérdidas, se multiplican. Haciendo de este tipo de inversiones, un arma de doble filo para los inversores. 

Si estás interesado en ganar dinero invirtiendo en bolsa, puedes considerar operar con contratos de futuro ya que son una herramienta más para generar beneficios. Sin embargo, es necesario tener una formación específica en estos activos, para tener estrategias sólidas de inversión y así, maximizar las posibilidades de obtener beneficios.

Deja un comentario