¿Qué es la salud financiera personal?

Se refiere al estado en cuanto la estabilidad que posee una persona en relación a sus finanzas (dinero) que le permitan cubrir con soltura todas las necesidades y obligaciones que tenga y contar con suficiente capital disponible para futuros gastos de emergencias, como por ejemplo perder su empleo. 

Un mal manejo o deterioro en las finanzas personales de una persona, podría generar las siguientes consecuencias:

  • Problemas de salud debido al estrés que los problemas de dinero generan
  • Problemas en las relaciones familiares
  • Perdida de la motivación en el trabajo 
  • Constante depresión y estrés 

Existen diferentes enfoques de salud financiera personal, por lo general están representado por los síntomas que presenta una salud buena y una salud financiera mala, los cuales son síntomas muy claros que mostraremos a continuación:

Síntomas de una salud financiera personal buena

  • No existen deudas, y si existe es una deuda buena.
  • Ahorras un porcentaje de tu sueldo
  • Evitas hacer gastos en cosas innecesarias
  • Inviertes parte de tu sueldo
  • Posees un fondo de emergencias
  • Tienes un fondo de retiro o lo estas construyendo.

Síntomas de una salud financiera personal mala

  • Tienes deudas malas y en su mayoría con altos porcentajes de tasas de interés
  • Gastas todo el dinero que percibes
  • No te gusta ahorrar.
  • No posees fondo de emergencia ni para el retiro
  • Gasta todo dinero en lujos cosas que pierden su valor rápidamente

¿Entonces, como puedo mejor mi salud financiera?

Primero que todo deberás empezar por la creación de un presupuesto al inicio de cada mes para llevar un control del dinero que ingresa y que sale de tu cuenta. 

Debes estar motivado para ahorrar, piensa en todo las cosas buenas que puedes hacer si no tienes necesidades o obligaciones que cubrir.

Estas en constante creación de fuentes de ingresos extras, sabes lo peligroso que es contar con una sola fuente de ingreso.

Dar prioridad a las necesidades y minimizar los gastos innecesarios. 

Evita las deudas malas, si quieres adquirir una, asegúrate que sea buena.

¿Pero, qué  es una deuda buena?

Una deuda buena es aquella que se identifica por pedir un préstamo con el fin de adquirir bienes como por ejemplo: una vivienda o realizar alguna inversión que nos genere un flujo de dinero a nuestro bolsillo. Gracias a las deudas buenas se pueden comprar activos que nos proporcionen una rentabilidad, normalmente esta deuda se adquiere para generar riquezas.

Los costes de intereses o comisiones que la deuda buena genera, normalmente están por debajo de la rentabilidad que obtenemos de ellas, de otra manera seria una deuda mala. 

Veamos el siguiente ejemplo:

María, pide un préstamo al banco, ese préstamo lo utiliza para adquirir una vivienda que luego la destina al alquiler, siendo 400 dólares la cuota que tiene que pagar al mes por la hipoteca, la vivienda la coloca en alquiler por 700 dólares mensuales, cada mes estaría generando una rentabilidad de 300 dólares, maría se ha apalancado adquiriendo una deuda buena.

Deja un comentario